Colada morada y guaguas de pan, una tradición ecuatoriana

Cada 2 de noviembre el calendario marca el día de los difuntos, y con ello da inicio una tradición muy conocida por los ecuatorianos, la colada morada y las deliciosas guaguas de pan o figuras de pan.

Miles de personas año tras año acuden a los camposantos a visitar a sus seres queridos que por diversas razones han abandonado este mundo, y es tradición en nuestra provincia que de camino hacia esos lugares se encuentren distintos puntos de venta de la deliciosa colada morada y las guaguas de pan.

Historia

La colada morada es una tradición indígena de la Región andina ecuatoriana, que consiste en la mezcla de distintos frutos para la creación de una mezcla o colada, su color morado se debe al tributo de nuestros indígenas por honrar a sus difuntos.

Las guaguas de pan nacieron con la tradición de crear un hoyo junto a la tumba del ser querido y depositar ahí el pan o las guaguas von la esperanza que el difunto se alimente.

Cada año en nuestro país al conmemorar el día de los difuntos, se prende esta tradición, llena de cultura para los ecuatorianos.

En la ciudad de Piñas se aprecia esta tradición al ingresar al camposanto, donde puestos se instalan en las entradas para la venta y degustación de este rico producto, visitantes que llegan a los cementerios a velar a los suyos pueden adquirir su rico vaso de colada morada cargada de las más ricas frutas.

En otras ciudades de nuestro país como en Loja, el municipio dispuso hace algunos años atrás la plaza se San Sebastián para que los vendedores se instalen en las veredas aledañas, y así propios y extraños al paso degusten de un rico vaso de colada.

Esta costumbre está escrita en las páginas de la cultura de nuestro país y se espera que año a año al celebrarse el día de los difuntos la tradición siga latente en cada pueblo y ciudad del Ecuador.

A continuación presentamos una receta fácil para su elaboración.

Colada morada

Ingredientes: Para 30 personas

– 1 libra de harina de maíz negro

– 20 naranjillas

– 2 libras de mora

– 1/2 libra de mortiño

– 1 piña

– 1 babaco

– 1 libra de frutillas

– 3 ishpingo

– 6 pedazos de canela

– 15 bolitas de pimienta dulce

– 10 clavos de olor

– 1 atado de hierbas (hoja de naranja, hiebaluisa, arrayán).

Elaboración:

Poner a hervir en 10 litros de agua todas las hierbas y los aliños durante 15 minutos. En esta misma olla cocinar las naranjillas, cuando estén suaves, retirarlas del fuego licuarlas, cernirlas y reservar su jugo.

En otro recipiente licuar el mortiño y la mora con un poco de agua, cernir y reservar.

En un tazón con dos litros de agua disolver la harina y cernir.

En una olla grande, cernir el agua en la que se cocinó las hierbas y los aliños y poner a hervir la harina cernida, meciendo constantemente. Cuando esté en ebullición añadir el jugo de la naranjilla, después el jugo del mortiño y de la mora. Añadir azúcar al gusto (2 libras). Mientras esto continua hirviendo se pica la piña en cuadros pequeños y se le añade a la colada y igual procedimiento con el babaco.

Se deja hervir todo y se sigue meciendo por aproximadamente 30 minutos. Ya casi al retirarla del fuego colocar la frutilla picada.

REFERENCIAS

La Hueca. (3 de noviembre de 2015). Obtenido de http://www.ecuaworld.com/ecuablog/index.php?itemid=206

Fuente fotográfica

http://procultur-ecuador.blogspot.com/2011/10/colada-morada-y-guaguas-de-pan-trazos.html